El diezmo de Marisa

Marisa tiene un pequeño local de estética en el barrio, donde van desde hace años las clientas de toda la vida a sus cosas: uñas, depilación, compra de productos… lleva mucho tiempo trabajando en su negocio y con sus más y sus menos ha ido saliendo adelante e incluso prosperando. Sin embargo Marisa lleva un tiempo muy preocupada por la crisis: tiene miedo al invierno que “va a ser el peor de siempre“.

Marisa tiene una hipoteca por su casa y un préstamo para el negocio cuyas cuotas paga religiosamente todos los meses. Ella siempre ha facturado con IVA, está al tanto de todos los impuestos y licencias, pese a que se han ido sumando y multiplicando en estos años tan malos, y no acepta una propina ni para un café (“el café te lo tomas tú que para algo es tu dinero“). Pero este verano por primera vez no tiene preocupación sino miedo, miedo al invierno que le traiga el no poder pagar sus cuotas y sus impuestos.

Cuando su clienta le dice que Rajoy no está haciendo las cosas bien, Marisa niega con la cabeza “¿tú has visto lo delgado que está? Es un hombre muy sensible y yo te digo que lo está pasando mal, realmente mal, con todo esto. Seguro que hace todo lo que puede por sacarnos de esta“.  Marisa no repara en que los ajustes del Gobierno no llegan a atajar el déficit sino sólo a desacelerarlo, ni en que dos tercios de los “recortes” son aumentos de tasas y de ingresos esperados -que no reales- “¿no ves que a todo eso le obligan desde Europa? No tiene alternativa“.

Marisa tuvo que prescindir de su ayudante ya hace un par de años cuando empezó a golpear la crisis con toda su fuerza. Poco a poco ha ido alargando los horarios y ya lleva unos meses abriendo también los sábados por la tarde. Este año no coge vacaciones, más que los cuatro días alrededor del 15 de agosto “porque ya no puedo más“. Pero el miedo al invierno puede más que el agotamiento.

A Marisa le piden que haga “otro esfuerzo de todos” para subir el IVA pero ella le confiesa a su clienta “no me atrevo a subíroslo, no quiero ni pensar lo que pueda pasar si os subo el precio aunque sea un poco“. Otro coste que asumirá ella, otro diezmo que se suma a los anteriores para lastrar un poco más su negocio y su vida. El invierno.

Después de ocho años Marisa ya tenía a Zapatero “calado, siempre negando la crisis hasta que nos cayó encima” pero todavía tiene esperanza en el Gobierno actual, aunque asume que la crisis va “para años“.  Mientras da dos vueltas a la llave del local después de otra jornada sin horario, se despide de su clienta y murmura para sí “qué delgado está este hombre, lo está pasando mal“.

diezmar.

(De dezmar, por infl. de diezmo).

1. tr. Sacar de diez uno.

2. tr. Pagar el diezmo a la Iglesia.

3. tr. Castigar a uno de cada diez cuando son muchos los delincuentes, o cuando son desconocidos entre muchos.

4. tr. Dicho de una enfermedad, de una guerra, del hambre o de cualquier otra calamidad: Causar gran mortandad en un país, también entre animales.

8 Responses to El diezmo de Marisa

  1. Soberbio, Miguel. Empatizo enormemente con Marisa. Esa sensación de “the winter is coming” similar a las ominosas alertas de su inspiración en ficción (Juego de Tronos) es algo que yo mismo estoy sintiendo en mis carnes en los últimos meses. ¿Hasta cuándo puede soportar la gente una desazón así? Es importante romper el clima lúgubre, porque se convierte en una enfermedad como la de la 4ª acepción de “diezmo”. Pero no se puede hacer sólo con palabras. Faltan hechos.
    También la 3ª acepción me parece muy reveladora: se está dando por hecho que el fraude es masivo y entonces se castiga un poco por elevación… Pero al final pagan justos por pecadores, no nos engañemos.

    • mjaureguizar dice:

      Gracias Daniel – iba a poner una referencia a las acepciones tercera y cuarta pero sospechaba que mis valiosos comentaristas lo recogerían en los comentarios y no me habéis fallado. Calamidad, en efecto, es lo que tenemos ahora.

  2. Estoy con Daniel, me ha encantado. Lo iba leyendo de camino al trabajo y se me ha encogido el estómago.
    Lo peor de esta crisis es que hace tiempo que las ciudades no suenan a bullicio. Suenan a cierre de persiana. Negocios que no volverán.

    • mjaureguizar dice:

      Gracias Alfonso. Fíjate en otro dato revelador, y es cuántos de los que aguantan no cierran este agosto. Muy pocas vacaciones, muchos dueños solos sin un ayudante y muchas medidas desesperadas.

  3. Javipas dice:

    Genial el post. No sé si Rajoy está delgado por lo que está pasando, pero Marisa es algo benevolente con él. Como habéis repetido tanto tú como Daniel, el gobierno está reaccionando tarde y mal. Como buenos españolitos, estudiamos el último día antes del examen. Mal. No el post, tú me entiendes🙂

  4. Víctor dice:

    Muy bueno. Estoy de acuerdo además con las matizaciones de los comentarios. Por añadir algo de cosecha propia, quizá repartiría del todo la responsabilidad. Posiblemente si todos -todos- los contribuyentes, personas físicas y jurídicas, se hubieran comportado como Marisa, la cosa sería menos grave. Pero, desgraciadamente, ha habido muy pocas Marisas y muchas más “Marujas”, por poner un nombre en femenino, más “listas” que nadie.

    Comparto lo del nudo en el estómago.

  5. Nacho dice:

    Genial Miguel!. Cuantos empresarios asumiremos la subida del IVA?… Yo diria que todas las micropymes y muchas pymes. Lo que nos espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: