SEOnsacionalismo o ‘Cómo acabar con el periodismo en tres keywords’

Este es un post “dirigido”, o lo que es lo mismo, que tiene su origen en un tuit de un gran empresario y (rara avis) blogger @danielcunado que posteriormente me ha conminado a desarrollar el concepto por escrito. La cuestión es que con el auge de la sociedad de la información, en los últimos años hemos visto aumentar muchísimo la importancia del SEO (Search Engine Optimization) – básicamente el SEO hace referencia técnicas de posicionamiento de la información para que los buscadores en general y Google en particular la encuentren con más facilidad, le den más importancia y la saquen en puestos más altos cuando los usuarios realizan búsquedas. Es un concepto tan potente que no podría empezar a arañar la superficie aunque le dedicara diez posts, pero baste comentar que es capital para cualquier empresa que tenga la más mínima actividad online, y muy especialmente para la industria de medios de comunicación.

Efectivamente, la publicidad y sus correspondientes ingresos están muy ligados a la audiencia, y hoy en día, con la abundancia de fuentes de información digitales, conseguir que el usuario lea nuestro contenido y no el de al lado puede ser una tarea titánica. La principal fuente de audiencia es Google, así de simple: si nuestro artículo sobre cría de avestruces posiciona en el buscador mejor que el de nuestra competencia, tendremos muchas más visitas y por tanto más ingresos.

Para atraer la atención de Google hacia nuestro contenido, además de las denominadas técnicas “black hat” (medios antiéticos según la política de uso del buscador, muy penalizados si se descubren, como comprar enlaces dentro de posts independientes o introducirlos en granjas de enlaces), existen una serie de técnicas válidas, como es el uso de palabras clave (keywords), especialmente en los titulares y el principio de los artículos.

Imaginemos por tanto que un artículo que escribo sobre la cría de avestruces lo titulo “Los avestruces de la ira“, haciendo en el mismo interesantes paralelismos con la obra de Steinbeck. Sin embargo mi vecino, ausente de mi arte literario, lo titula simplemente “La cría de avestruces“. A igualdad de nombre (fama del autor) y de medio en que publiquemos, su post tendrá probablemente muchas más visitas que el mío porque Google lo posicionará mejor.

No obstante, pongamos ahora que he leído algo sobre SEO y cambio el título a “Cómo criar avestruces“. Aquí probablemente le coja la delantera a mi iletrado vecino, ya que la búsqueda de los términos “Cómo criar avestruces” será incluso mejor que “cría de avestruces”; ahora bien, éste, mosqueado por la disminución de visitas en su blog y la falta de perspectivas avícola-pecuniarias, da un paso crítico y retitula “Ganar dinero criando avestruces” aunque su post es más bien técnico. ¡Acabamos de dar un paso de gigante en el SEOnsacionalismo!

Efectivamente, en el momento en que introducimos términos que no se corresponden directamente con el contenido del artículo, entramos en un nuevo nivel de juego en el que probablemente el lector quede desilusionado por el contenido pero ¡no importa! ya que se le han servido los preciosos banners que mantienen en marcha el negocio del contenido innecesario.

Lógicamente, yo no me quedaré ahí, y después de analizar varias webs con gran número de visitas, destilaré un titular extraordinario para aparecer incluso en agregadores de contenidos: “10 formas de hacerte rico con avestruces (y otras aves de corral)“, donde eliminaré las referencias literarias del artículo original y me limitaré a poner una serie de vaguedades en forma de lista o “bullet points”.

¿Un ejemplo de medio de comunicación que ha llevado esto al extremo? El Huffington Post, que pronto empieza su andadura en España de la mano de Prisa, es uno de los mayores captadores de tráfico por medio de SEO que existen. En el sector financiero, Business Insider también lo práctica bastante, como veremos enseguida.

Pero volvamos con los avestruces. Empeñados en nuestra lucha vecinal, mientras las aves se mueren de hambre, mi vecino y yo nos damos cuenta de que las búsquedas nos “entran” ya por fuentes que no tienen nada que ver con los avestruces (una keyword bastante poco dada al SEO, dicho sea de paso). Empeñados en ganar audiencia, empezamos a escribir posts sobre “8 emprendedores agropecuarios de éxito” y “La verdad sobre las fotos de Scarlett Johansson (es que no contenían avestruces)”. Por las mañanas miramos los temas que se buscan en Google y escribimos artículos ad hoc, con relación marginal con nuestro campo de conocimiento, pero muy “posicionables”. Bienvenidos a la esencia del SEOnsacionalismo.

En fin, el buen periodista (vengo de una familia de enorme  tradición en este aspecto, en la que mi madre Maria José Francés (1941-1994) me enseñó todo lo que había que saber de este arte) siempre ha sabido crear grandes titulares que incitaran al lector a dedicarle tiempo al contenido. A menudo se han dado casos aislados de abuso de este sistema que son conocidos en el anecdotario de las escuelas de  periodismo, y los políticos y entrenadores de fútbol han aprendido a temer las preguntas de los periodistas y las respuestas “titularizables”. Incluso los medios digitales tienen su sección de “Las 10 más leídas” donde a menudo vemos triquiñuelas y redacciones astutas para incitarnos a entrar a un contenido que luego no era tan interesante.

Pero el SEOnsacionalismo va un paso más allá, busca la creación de contenido innecesario, machaconamente insistente en temas “de actualidad”, haciéndolo superficial y redundante, por el puro principio de lo insustancial. Por suerte, creo que la misma arma que lo derrotaba en los periódicos de papel, la trayectoria de la cabecera y de las firmas individuales, hará lo mismo gracias a las redes sociales: cada vez seguiremos más al autor y el tráfico de Internet se dirigirá más a los que generen más confianza, publiquen con más calidad y hagan menos trampas.

¡Ah! El artículo que ha generado la invención de este término es de Business Insider: “Spain Got Destroyed Today“, que consiste en… el gráfico de la bajada del Ibex de hoy ¡Eso es todo!

Sin comentarios.

(Si tenéis más ejemplos de #SEOnsacionalismo os agradezco que los pongáis en los comentarios. Asimismo son bienvenidos los criadores de avestruces🙂 ).

4 Responses to SEOnsacionalismo o ‘Cómo acabar con el periodismo en tres keywords’

  1. Gracias Miguel por el halago inicial. El hecho es que como tú dices, el hecho de ser Google la primera fuente de visitas condiciona en efecto la formulación de los títulos y se presta al abuso por parte de los menos escrupulosos. Yo mismo he aprendido en mi blog que los titulares que más me apetecen no son prácticos por esta cuestión del SEO. Pero coincido contigo en el elemento credibilidad. Lo que está pasando ahora de ir al titular fácil aprovechando a hacer leña del árbol caído es un poco lamentable. Ea evidente la crisis de ética y categoría en la profesión periodística. Confiemos en que siempre haya un nicho para el periodismo de autor y de calidad. 

    • mjaureguizar dice:

      Daniel, en efecto. Veremos más de esto, porque el SEOnsacionalismo evolucionará con las actualizaciones de Google, con el tráfico proveniente de otros canales… habrá que redefinir lo que es el periodista, el comunicador, el curator… tiempos apasionantes pero muy exigentes para el cuarto poder.

  2. Pingback: No podemos esperar sentados « Un bosque de matices

  3. Pingback: Pensando diferente sobre la OPV de Facebook « Un bosque de matices

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: