El futuro del almacenamiento en nube

credit: savageio.com

Como ya he hecho en otros posts, me gusta intentar extrapolar la situación de determinadas tecnologías a un futuro digamos de entre dos y cinco años. Aunque esto no me proporciona muchas visitas, no deja de ser un ejercicio interesante y al menos puedo saltar de vez en cuando con eso tan castizo de “¡ya lo decía yo!”🙂

Así que hoy vuelvo otra vez con el almacenamiento en la nube, ahora que aplicaciones como DropBox están totalmente integradas con miles de aplicaciones (sobre todo de movilidad: iOS, Android…) y que por supuesto tanto Apple como Amazon, Microsoft y todas las grandes ofrecen este servicio con perspectivas siempre crecientes a corto y medio plazo.

El punto de partida de mi reflexión es que lo que denominamos “nube” no es en realidad tal, sino simplemente grandes centros de datos con una ubicación física determinada. Sí, las compañías a las que hacemos mención disponen no de uno sino de decenas o cientos de estos centros, pero no creo que se corresponda con ese calificativo de nube que empleamos para referirnos a un intangible. Lo cierto es que la nube actual sería sensible a desastres naturales, geopolíticos, tecnológicos, ciberataques, etc. que pudieran destruir un determinado segmento de la red.

Existe sin embargo una estructura de total ubicuidad, diseñada específicamente para evitar estos problemas: Internet. En efecto, sabemos que en su origen la red de redes se concibió para poder continuar funcionando incluso aunque grandes segmentos de la misma desaparecieran. Esa norma ha continuado hasta la actualidad, donde la interconexión de todos los nodos, tanto los más grandes como el ordenador o móvil con el que está accediendo a este post, garantiza la supervivencia de la estructura.

En el ámbito de intercambio de información no hay que explicar nada del peer-to-peer, que ha demostrado su enorme capacidad para guardar e intercambiar información -al margen de su masiva aplicación en la distribución alegal de contenidos-. Pues bien, mi conclusión es que el DropBox del futuro no guardará nuestros archivos en un centro de datos, sino en el espacio de disco duro que le dejaremos en nuestro ordenador a cambio de usarla por un precio más reducido o en un modelo freemium. Las ventajas son muy claras: a cambio de un porcentaje de disco duro y ancho de banda proporcionado por todos los usuarios de, esta sí, nube, dispondremos de un servicio de guardado altamente redundante, con seguridad de no perder los datos en ningún caso, dispersión, atomización y encriptación de los mismos para garantizar la privacidad, etc.

¿Cuál será el detonante de esta pequeña revolución? El momento en que se examine alguna nube de empresa para buscar datos protegidos por los derechos de autor (¿o es que no van a llamar la atención de las discográficas millones de copias de un single en iCloud?), o bien una pérdida masiva de datos por desastre natural o hackeado.

Otro día hablaremos del siguiente paso: la compraventa de ciclos de reloj de nuestras máquinas, pero esa es otra, fascinante, historia.

6 Responses to El futuro del almacenamiento en nube

  1. Como siempre, interesantísimo, y efectivamente puedes sacar pecho por tus predicciones tecnológicas en los dos post inaugurales sobre Dropbox y la integración del iPad en el automóvil.

    Dos comentarios breves (o no tan breves, ya me conoces):

    1) En efecto, hoy por hoy unos terroristas donde podrían hacer un daño terrorífico sería reventando un par de centros de datos que hay por Madrid donde se concentra un volumen importante de tráfico de internet. No tumbarían la red, pero causarían suficientes problemas de servicio como para provocar el pánico. Hoy por hoy, ni el mundo empresarial, ni el ocio individual, pueden concebirse sin internet.

    2) Lo que apuntas del riesgo de tener ficheros que vulneran los derechos de autor dentro de tu nube me remite al iTunes Match, que estoy seguro que va por ahí: pagando una pequeña cuota, iTunes detecta aquellas canciones que tienes en tu disco duro pero no has comprado en la tienda de Apple, y en vez de guardarlas (las tuyas, que pueden ser copias ilegales) en sus servidores, lo que hace Apple es que te concede el derecho de uso de sus copias que sí son legales. Te lo venderá como que te proporciona más calidad y comodidad, pero no deja de ser una manera hábil de evitarse problemas.

    ¡Espero ansioso la próxima entrega!

    • mjaureguizar dice:

      Totalmente de acuerdo con tus comentarios Daniel – reflexionando más sobre el punto 2, coincide con mi visión de lo que será la gestión de contenidos digitales en el futuro. Por resumirlo rápido y mal, accederemos a los contenidos de forma orgánica (como nos de la gana), y se pagará por “regularizarlos” a cambio de una mayor calidad, homogeneidad, derechos de posesión e intercambio organizados, etc.

      Creo que será una nueva Edad de Oro para los creadores de contenido; ya explicaré esta visión más extensamente en un nuevo post.

  2. Javv dice:

    Una nube situada en un hipotético Fort Knox de las nubes no debería por qué tener peligro de sufrir daños, ¿no?

    • mjaureguizar dice:

      Javv, los centros de datos son enormemente seguros, al menos por lo general, pero tienen, por pura necesidad, una concentración mayor que la deslocalización que forman los cientos de millones de equipos conectados a Internet. Esto hace que determinados riesgos sean, por definición, más altos con la nube actual que basada en un sistema peer-to-peer

  3. Eduardo Diaz dice:

    Lo que comentas acerca de compartir nuestros discos duros es algo que ya se hace de facto, aunque con material específico: películas, canciones, etc… todo lo que se puede compartir por bittorrent. El sistema es, de hecho, un disco duro global con redundancia de ubicación, soportado y mantenido por los interesados. Cosas como Freenet hace tiempo que funcionan.

    Lo que hay que hacer es organizar una buena oferta comercial. Venga, expertos en la materia, vamos a por ello!!!😀

    • mjaureguizar dice:

      ¡Hola Eduardo! En efecto, se hace mucho y como sabes hay infinidad de iniciativas para utilizar tanto espacio como procesador de nuestros ordenadores (yo personalmente me enganché por el SETI@Home…)

      Para mí la clave es unir lo que tú resumes muy acertadamente en “bittorrent” con la funcionalidad y ubicuidad del DropBox, que ha alcanzado un éxito comercial muy importante y se ha convertido en un estándar “de facto” de almacenamiento en nube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: