Termina el gran año del Social Media

 El Social Media, o redes sociales, como prefiramos, ha sido para mí el gran protagonista de 2011.

No sólo a nivel particular y profesional – aunque también ha tenido una gran influencia tanto en mi trabajo en Noesis y nuestra marca de internacionalización Euronoesis como en el IEAF donde he desarrollado el plan IEAF 2.0 – sino a nivel global.

Este ha sido el año, en efecto, en el que ha salido a Bolsa mi red social preferida, Linkedin, con bastante éxito y buenas perspectivas de futuro. El año en que Facebook trabaja con números cercanos a los mil millones de cuentas de las que al menos la mitad corresponden a personas reales. El año en que Twitter se codea con los terminales de Bloomberg a la hora de difundir las noticias de última hora y los whispers de los participantes de mercado.

Aunque corren ríos de tinta electrónica sobre pasado, presente y futuro de las redes sociales, me gustaría centrarme en un par de aspectos que considero importantísimos para explicar la presencia actual que tienen en nuestras vidas:

1. Eliminación de barreras

Las conexiones que hacemos en nuestra vida personal (amigos, parientes, conocidos) y profesional (compañeros de trabajo, jefes, clientes, proveedores, partners) se basan en una serie de afinidades y preferencias. La afinidad geográfica es quizá la más evidente: buena parte de nuestros círculos se basan en zonas cercanas a nuestro hogar o puesto de trabajo. Las afinidades de idioma son también muy importantes, así como las socioeconómicas. Otras afinidades más sutiles y especializadas son las culturales, ideológicas, de actitud, filosofía (de empresa p.ej.), etc. Como es habitual, las afinidades más especializadas proporcionan una conexión más valiosa en el ámbito en el que se produzcan, pero es más difícil generarlas.

Por ejemplo, individualmente y en mi vida profesional yo puedo tener una gran afinidad con la ética de trabajo alemana, pero me es difícil por mi baja afinidad geográfica con el territorio donde es más habitual (Alemania), que forme parte habitual de mis proyectos laborales.

Pues bien, las redes sociales reducen enormemente algunas de estas barreras a las afinidades. Al poner en conexión a individuos y grupos por intereses (y no otra cosa hacen estas redes), facilitan que nos relacionemos de forma mucho más satisfactoria. En los grupos de Linkedin en los que intervengo colaboro de manera transparente con profesionales de otros países sin pensar dónde están generadas esas ideas, guiándome únicamente por la comodidad y afinidad que siento desde y hacia cada individuo en particular. En Facebook me comunico con mis amigos y conocidos que se adaptan mejor a mi uso de esta red, y de la misma forma en Twitter mantengo una conversación fluida con clientes, partners y proveedores en lo relativo al sector financiero, y también con amigos en cuanto a actualidad y otros temas. Por eso en el mundillo del Social Media hablamos desde hace un tiempo del grafo o gráfico de interés, porque las conexiones no se realizan ya por las personas o el contexto local en que nos movemos por defecto, sino por los intereses que tenemos. Por eso estamos en Linkedin, Facebook y Twitter pero también en Google+, Quora, Slideshare, YouTube, WordPress, Instagr.am, Klout y un largo etcétera que cada vez lo será más. Y sí, todas las anteriores son redes sociales, también Youtube.

2. Apalancamiento

Siendo breves: las redes sociales multiplican exponencialmente nuestra capacidad de estar en contacto con distintos individuos. El famoso Número de Dumbar establece que no podemos “tener en la cabeza” más de 150 personas. Estoy de acuerdo, pero también creo que tenemos la capacidad de manejar varias de estas magnitudes en distintos ámbitos.

Por supuesto mi círculo de amigos, familia y principales relaciones profesionales no incluye más de 200 personas, pero a través de la red accedo a más de 20 veces esa cantidad, personas con las que he tenido contacto, algún elemento de interacción y con las que puedo volver a interactuar en el contexto adecuado. El incremento de capacidad que esto nos da en todos los ámbitos, pero muy especialmente en el profesional, no puede destacarse lo suficiente.

¿Y que nos traerá 2012? Para empezar, más de lo mismo. Mucha movilidad. Más contexto social de nuestras acciones. El avance de la imagen frente al texto. Y pronto, el debate sobre las amenazas y oportunidades que crea el Social Media, sobre todo en el ámbito de los negocios… material para otro post.

Os dejo con una imagen generada por la app experimental del Linkedin Lab (inmaps.linkedinlabs.com/network) que muestra, gráficamente, mi red en esa plataforma:

Red de contactos de Linkedin según la app inMaps

5 Responses to Termina el gran año del Social Media

  1. ignacio gafo dice:

    Sr Jaureguizar, gracias por abrir el blog. Si mantiene el nivel de este primer blog, le garantizo que lo seguiré dentro de los límites temporales de mi día a día. A la espera de su segunda entrega, le saluda atentamente, IG

  2. Genial, Miguel. Para mí personalmente este 2011 ha sido una eclosión en las redes sociales precisamente por esa oportunidad de conectar con gente con la que comparto intereses, superando las barreras que indicas. Lo bonito de un FB o Twitter u otras es que en un mundo tan deshumanizado nos permite volver a la dinámica de un pequeño pueblo donde todos te conocen a ti y tú a ellos, es decir, recobrar el factor micro, el elemento humano.

  3. mjaureguizar dice:

    Muchas gracias Ignacio, intentaré cumplir con sus expectativas e incluso superarlas, en la medida de lo posible😉 Reciba un cordial saludo.

    Igualmente Daniel, me alegra ver que hay más gente que no considera las redes sociales deshumanizadoras sino todo lo contrario. Coincido con esa visión de la aldea global, haciendo hincapie en aldea, pueblo, comunidad.

  4. Álvaro Baíllo dice:

    Miguel, un gran comentario sobre esta auténtica revolución.

    Hoy leía en un periódico que el nuevo Ministro de Industria ha hecho un comentario en Twitter acerca del sector eléctrico. Esto es algo que gente de nuestra edad aún le puede resultar polémico, por considerarlo un canal poco apropiado para un ministro. Como tú dices, las nuevas generaciones vivirán acostumbradas a la inmediatez y les acabará pareciendo prehistórico tener que esperar un día para tener acceso a la información impresa en un papel.

    Este año hemos presenciado también cómo, en lugares en los que no hay canales establecidos para que la gente pueda expresarse libremente o los canales existentes empiezan a estar caducos, las redes sociales suponen un canal alternativo extremadamente potente. Hemos visto caer regímenes que han durado décadas y hemos presenciado movilizaciones que a todos nos han hecho reflexionar, estuviéramos o no de acuerdo con lo que en esas concentraciones se planteaba.

    Yo también esperaré con avidez a que llegue el siguiente post!

    • mjaureguizar dice:

      ¡Gracias Álvaro! En Estados Unidos, por ejemplo, hace tiempo que la SEC aprobó el uso de los canales sociales como medio de difusión de la información corporativa… hoy en día tienen más aceptación y ubicuidad que la prensa y la TV. El quinto poder, vaya.

      Como bien dices, esté uno o no de acuerdo con el mensaje, la importancia del medio es capital. El que lo ignore lo hará bajo su propia responsabilidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: